Espesar Masa de Croquetas (Guía Paso a Paso)

Como espesar masa de croquetas

Una de mis recetas favoritas son las croquetas, y prácticamente tengo el truco cogido, porque lo suelo hacer con mi robot de cocina, el proceso es sencillísimo y siempre salen igual de ricas. Pero hay veces en que la bechamel queda más líquida de la cuenta… y empiezan los problemas. ¿Cómo espesar una masa de croquetas blanda? Salir del apuro es más fácil de lo que crees, te cuento.

Cómo espesar masa de croquetas

Según mi experiencia, lo importante para recuperar una masa de croquetas que se ha quedado demasiado líquida es cuándo nos damos cuenta de que se ha quedado así.

Masa de croquetas muy blanda

Cuando terminamos de cocinar la masa, al estar tan caliente es normal que tenga un aspecto más líquido o suelto, y es cuando se enfría cuando adquiere su textura final, la que estamos buscando para formar las croquetas.

Si aún no has terminado de cocinarla, déjala a fuego suave y sin parar de remover, lo justo para que se evapore un poco más de leche y que adquiera esa textura de masa.

En caso de que te hayas dado cuenta después de dejar enfriar la masa… Te sigo contando qué hacer.

¿Qué hacer cuando la masa de las croquetas queda blanda?

Ahora es cuando tenemos que buscar un remedio que nos permita arreglar la masa de las croquetas y que no esté tan líquida.

Estas son las opciones:

Como arreglar una masa de croquetas blanda

1. Espesar la masa en el horno

Lo que le ocurre a tu masa de croquetas es que tiene exceso de líquido, y es lo que vamos a intentar eliminar con el horno.

Para ello, sigue estos pasos:

  1. Retira el film transparente de la bandeja que contiene la masa líquida.
  2. Introduce la bandeja con la masa de croquetas blanda en el horno.
  3. Prográmalo durante una hora a una temperatura de entre 40 y 60 ºC como mucho.
  4. Muy importante: no cierres la puerta del todo para facilitar la salida de la humedad.
  5. Consejo extra: si tu horno tiene ventilador, activarlo hará que se reduzca el tiempo, pero pon la temperatura mínima.

Lo importante de usar el horno para recuperar una masa de croquetas muy líquida es que la masa no llegue a cocinarse. Por eso se hace a baja temperatura y con la puerta del horno ligeramente abierta.

2. Añadir pan rallado

Otra opción es que ese exceso de humedad lo absorba otro ingrediente… y en este caso lo más fácil es usar pan rallado.

El único requisito, aunque más bien es un consejo, es que te asegures de que esté más pulverizado que rallado. Si el pan rallado es muy grueso, podría afectar a la textura y al resultado de las croquetas.

Para ello, añade pan rallado muy poco a poco y remueve por completo antes de seguir echando. Así conseguirás la textura que necesitas.

3. Tostar harina e incorporarla a la masa líquida

El truco final que te servirá para saber cómo espesar una masa de croquetas es tostar harina e incorporarla.

Si te das cuenta, al hacer la bechamel se tuesta la harina con la mantequilla, así que la idea es hacer lo mismo.

Este es el paso a paso que te permitirá espesar la masa:

  1. Pon la sartén para tostar la harina a fuego medio, y en otro fuego una sartén con la masa líquida de croquetas.
  2. Echa media cucharada sopera de mantequilla.
  3. Cuando se derrita, echa una cucharada de harina.
  4. Remueve sin parar hasta que la harina esté tostada. Cuando esté tostada cambiará su olor y podrás apagar el fuego.
  5. Ve añadiendo la harina tostada a la masa de las croquetas poco a poco y remueve para que se integre bien.

A tener en cuenta: añade la harina tostada muy poco a poco para que se vaya integrando en la masa.

¿Qué hacer si la masa de croquetas es muy líquida y no se puede recuperar?

Si no te quieres arriesgar y prefieres alternativas, antes de tirar la masa te cuento lo que puedes hacer con ella.

Una opción que me encanta y que además de ser fácil de hacer te permite aprovechar la masa de las croquetas si te ha quedado suelta, es una especie de croquetas más planas, tirando a filete ruso. Te será más fácil montarlos y aprovechar la masa. Mira:

  1. Necesitas un recipiente grande que te quepa en el congelador.
  2. Echa masa hasta que haya un centímetro de altura aproximadamente.
  3. Mete el recipiente en el congelador durante 2 ó 3 horas.
  4. Con un cuchillo corta los «filetes» del tamaño que quieras y rebózalos con harina, huevo y pan rallado cuando el interior todavía esté congelado. Así, por muy líquida que esté la masa, será más consistente para formar este intento de croqueta

Dos cosas importantes:

  • Si está totalmente congelado, quizás la harina y el huevo no se adhieran demasiado bien a la masa. La idea es que la capa exterior no esté congelada del todo.
  • Asegúrate de hacer un buen rebozado para que no se salga a la hora de freír. Otra opción es freírlas en una freidora sin aceite.

Y ya estaría 🙂

Como ves, estas han sido algunas soluciones para espesar o aprovechar una masa de croquetas demasiado blanda. No es magia, pero tiene arreglo 🙂

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Pablo
Pablo
Me encanta la cocina, probar nuevas recetas y compartir los trucos que realmente me son útiles. He creado MisterFogon para ayudar a otras personas que, como yo, analizan todo lo que compran al milímetro para tener lo mejor para cocinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sobre mi - Aviso Legal - Politica de privacidad - Politica de cookies